Se trata de Mariam Nabatanzi, una dama que  dio a luz a mellizos un año después de casarse a los 12 años. Le siguieron cinco pares de mellizos, cuatro de trillizos y cinco de cuatrillizos.

Esta situación es extraña para las familias del hemirferio occidental pero, por lo general  el tamaño de las familias en África es grande. En Uganda, la tasa de fertilidad promedio es de 5.6 hijos por mujer, una de las más altas del continente y más del doble del promedio mundial de 2.4 niños por mujer, según el Banco Mundial.

Cinco de los 38 hijos de Nabatanzi, que tiene solo 39 años. En general el tamaño de las familias en África es grande. En Uganda, la tasa de fertilidad promedio es de 5.6 hijos por mujer, una de las más altas del continente y más del doble del promedio mundial de 2.4 niños por mujer, según el Banco Mundial.

Sin embargo, el tamaño de la familia de Nabatanzi es atípico en extremo, incluso, sobrepasan  las estadísticas de África. Su último embarazo, hace dos años y medio, tuvo complicaciones. Era su sexto par de mellizos y uno de ellos murió en el parto. Es el sexto de sus hijos que muere. De repente el numero de descendientes pudo haber sido mayor.

La madre ugandesa contó a la agencia Reuters que después de la muerte de su último hijo hace tres años fue abandonada por su marido, quien la dejó sola con los otros 38. Ahora vive con ellos en cuatro estrechas casas hechas de bloques de cemento y con techo de hierro corrugado.

Agregó que sus hijos la ayudan con algunas labores del hogar, ubicado en una pequeña comunidad rodeada de campos de café, 30 millas al norte de Kampala, la capital del país. Quedar sola con su inmensa prole fue sólo el último revés en una vida marcada por la tragedia para Nabatanz.

¿Qué explica tanta cantidad de embarazos?

Después de que nacieron sus primeros mellizos, Nabatanzi fue a un médico que le dijo que tenía los ovarios inusualmente grandes. Entonces le recomendó que no usara anticonceptivos, como pastillas, porque podrían causarle problemas de salud. Así que los niños siguieron llegando.

¿Cómo mantiene a tan grande familia sin apoyo del padre?

Desesperada por dinero, Nabatanzi hizo de todo: peluquería, decoración de eventos, recolección y venta de chatarra, elaboración de ginebra local y venta de hierbas medicinales. Según ella, el dinero se va en alimentos, salud, ropa y los estudios de los niños.

Sin embargo,
<b>el tamaño de la familia de Nabatanzi es atípico en extremo,</b> incluso con las estadísticas de África. Su último embarazo, hace dos años y medio, tuvo complicaciones. Era su sexto par de mellizos y uno de ellos murió en el parto. Es el sexto de sus hijos que muere.

«Toda mi vida se ha ido cuidando a mis hijos y trabajando para ganar algo de dinero», agregó.

Su mayor deseo es que sean felices. «Comencé a tener responsabilidades de adulto siendo muy joven. No he tenido alegría, pienso, desde que nací», concluyó.

 

Fuente: Reuters