Varanya Nganthavee, fue la doctora que atendió a su paciente en el Hospital Rajavithi de Bangkok, Tailandia.

La persona manifestó un intenso dolor de oído, por lo que la médica tuvo que revisar a profundidad el órgano, hasta que vio que algo extraño se retorcía en su interior.

Nganthavee tuvo que aplicar gotas de anestesia local, fue allí cuando descubrió un lagarto bebé dentro de su oído.

Tal parece que el animal llevaba dos días, pero nunca se determinó como pudo llegar allí.

Cuando lo extrajeron, al animal le faltaba su cola, por lo que la doctora tuvo que remitirlo al otorrinonaringólogo para verificar que no quedaban restos del animal.

Afortunadamente, este increíble suceso no comprometió su salud y se confirmó que no quedaron restos del reptil.

Al parecer se trató de un lagarto gecko juvenil, «muy común en Tailandia”

Fuente, Daily Mail